El perro, necesidad social

El desarrollo cultural en nuestro país ha permitido que los perros pasen de ser considerados meras herramientas de trabajo -caza, guarda, ganado-, principalmente en zonas rurales, a ser reconocidos por su valía como animales diestros e imprescindibles en el desempeño de tareas relevantes de imposible ejecución por el ser humano. Nuestro cariño y convivencia con ellos se remonta a miles de años.

Son muchos los casos en que personas desvalidas o extraviadas han sido encontradas gracias al instinto de su perro: pastores en el monte, accidentes de tráfico o senderistas.

Los servicios de emergencia disponen de unidades caninas para para la localización víctimas de catástrofes o desaparecidas, detección de estupefacientes, explosivos, dinero, etc. En algunos países los perros patrullan con la Policía de Barrio, para la prevención de la tenencia de sustancias estupefacientes entorno a colegios, parques o transportes públicos. En España la creación de estas unidades todavía constituye una noticia.

Los perros que destinamos a unidades militares destacadas en Oriente Medio, cuya misión es detectar minas explosivas, contribuyen a salvar vidas humanas a costa, en ocasiones, de dejar la suya a cambio. Sin embargo, nuestro país no protege a su especie con la gratitud que se merece.

Cada vez son más los profesionales que junto a sus canes ofrecen terapias para personas con discapacidad. El incremento de clínicas veterinarias, peluquerías y guarderías caninas es notable. La demanda de áreas de esparcimiento canino en las ciudades aumenta, y el deporte del canicross toma auge entre niños y adultos.

Cualquiera que haya viajado por otros países europeos, o se haya interesado por la legislación en ellos, habrá podido comprobar la gran diferencia cultural que nos separa en cuanto a su cuidado y respeto.

No puede haber tantos miles de perros censados, conviviendo con millones de seres humanos, sin que detrás de ello no haya motivos profundos que lo justifique.

Preguntemos a los jóvenes, a las familias, a los ancianos, a los solteros, a las personas con discapacidad visual, auditiva o impedidas en silla de ruedas, preguntemos a cada uno de ellos por las virtudes de un perro y por lo positivo que aporta a sus vidas. Preguntemos a los niños para hallar una respuesta sincera.

España necesita cambios internos que supongan el reconocimiento e integración definitiva del perro, y pongan fin al abandono, muerte y despilfarro de dinero.

“La compasión hacia los animales está tan estrechamente ligada a la bondad de carácter que se puede afirmar con seguridad que quien es cruel con los animales no puede ser una buena persona.”
Arthur Schopenhauer

Policías locales de La Rioja

Visita el canal YouTube de Red de Protección Canina

Ayúdales con 1€/mes